¿Qué es un token? ¿es lo mismo que una criptomoneda? ¿Qué tecnología utiliza? Respondemos estas preguntas y más en el siguiente artículo de SatoshiTango.

En el mundo digital, la capacidad de emitir monedas parece trascender a los bancos centrales. Bitcoin es el ejemplo perfecto, nos muestra como desde entornos privados se puede colocar una moneda virtual en el mercado, apoyándose en la tecnología blockchain. Si bien tiene algunas limitaciones por la falta de un marco jurídico que la regule, es solo el principio de esta revolución tecnológica. 

Desde una definición de diccionario, William Mougayar, autor del libro “The business blockchain”, senãla que un token es “una unidad de valor que una organización crea para gobernar su modelo de negocio y dar más poder a sus usuarios para interactuar con sus productos, al tiempo que facilita la distribución y reparto de beneficios entre todos sus accionistas”

De todos modos, un ‘token’ (en inglés, ficha, como las que se utilizan en los casinos) en realidad no es otra cosa que un nuevo término para una unidad de valor emitida por una entidad privada.

La portada del libro de William Mougayar.

¿Para qué sirven?:

Como dice Cristina Carrascosa, abogada experta en blockchain, “un token va a servir para aquello que la persona u organización que lo diseñe y desarrolle decida. Los tokens admiten varias capas de valor en su interior, por lo que es quien lo diseña el qué tiene dentro un ‘token’ concreto”.

Dentro del ecosistema de las criptomonedas, token se utiliza como sinónimo de moneda. Por ejemplo, ETH es el token de ethereum, XRP es el token de Ripple y DAI es el token de MakerDAO. Pero esta no es la única función que puede tener un token, también pueden utilizarse como bien digital, como recompensa para usuarios, acción de una empresa, etc. Es por eso que podemos distinguir los tokens por su categorías de uso:

  • Currency token: 

También se las suele llamar token de la red. Por ejemplo, cuando decimos que alguien compró bitcoins, estamos hablando de la moneda o token emblema del sistema Bitcoin. Pero este tipo de token no tiene un uso restringido sino que está pensado para usarse en cualquier transacción de la vida diaria, reemplazando al dinero fiduciario. En ese sentido, técnicamente cualquier criptomoneda es un token de la red que le permite funcionar.

  • Utility token:

Estos token representan la unidad de cuenta de una red, o sea el símbolo que se usa para medir una cantidad de cierto activo. Por esto, el utilitario es el tipo más común durante una ICO (Initial Coin Offering, financiamiento a través de criptomonedas). Con este tipo de token uno solo puede comprar productos y servicios de la ICO emisora, ya que no están diseñados para ser una inversión (por más que la demanda puede disparar su precio).

ICO (Initial Coin Offering) son financiamientos a través de criptos.
  • Asset token:

Está pensado para representar objetos del mundo real, para facilitar la compra y venta de artículos físicos sin la necesidad de moverlos de un lado al otro. Pensemos en el oro, por ejemplo. Con un asset token podríamos comprar y vender oro sin necesidad de transportarlo de un lugar a otro.

  • Security token:

Son una especie de segunda capa de tokens, cuyo valor depende de otros token o activos. Funcionan como un contrato de inversión y quienes los compran lo hacen esperando una ganancia, ya sea actual, en forma de dividendos de una empresa, o futura. Son instrumentos diseñados para obtener una ganancia financiera y por eso están sometidos, al menos en Estados Unidos, a regulaciones más estrictas.

Para concluir, podemos ver que existen muchos tipos de tokens con diferentes usos en el mercado, desde generar ingresos a proyectos hasta complicados y sofisticados sistemas de beneficios, en perspectiva, una ficha que si no puede ser usada sólo es una moneda antigua sin usabilidad, un pedazo de piedra en una blockchain.