¿De qué hablamos cuando nos referimos a la interoperabilidad de la blockchain? En el siguiente artículo te contamos acerca de la posibilidad de compartir información a través de diferentes redes blockchain.

¿Qué es la interoperabilidad de la blockchain?

Ya pasaron 10 años desde que se lanzó la primera blockchain. Desde ese momento, la tecnología avanzó y llegó a los usuarios principales, y una gran cantidad de empresas y agentes gubernamentales empezaron a considerar los beneficios de tener una red de blockchain en una variedad de industrias. Estas van desde la agricultura hasta la atención médica y votación, por ejemplo.

A consecuencia de esto, cada año surgen varios proyectos que compiten -inútilmente- entre sí por ver cuál es la que mejor desarrolla su cadena de bloques. Cada uno buscará remarcar sus aspectos positivos. 

Independientemente de si sus características reclamadas son verdaderas o no, esos proyectos representan cadenas de bloques desconectadas e independientes. Implican diferentes ecosistemas, algoritmos de hash, modelos de consenso y comunidades. Como resultado, el espacio blockchain se está volviendo cada vez más aislado, y su concepto filosófico central, la idea de descentralización, se está socavando.

Lo que sucede actualmente es que una cadena de bloques no tiene conocimiento de la información que podría llegar a existir en una cadena de bloques diferente. Es decir, los proyectos basados en blockchain están aislados unos de otros. Bitcoin y Ethereum, por ejemplo, sus blockchain son independientes por más que trabajen con la misma tecnología.

Por esto, la interoperabilidad de blockchain busca, a su vez, la capacidad de intercambiar datos entre diferentes block chains sin problemas, como si no hubieran límites.

¿Por qué es importante la interoperabilidad de la blockchain?

Debido a que el espacio criptográfico se ha vuelto altamente competitivo, algunos proyectos tienden a esforzarse mucho para superar los números de sus oponentes en lugar de centrarse en la infraestructura general.

La carrera de escalabilidad es un ejemplo acorde. Originalmente encargado de la idea de superar el rendimiento insuficiente de BTC, la cadena de bloques original puede manejar solo siete transacciones por segundo (TPS), en el mejor de los casos, varios proyectos de blockchain comenzaron a reportar números tan altos como 40.000 TPS.

En contraste, la capacidad estimada de la red Visa es de alrededor de 24.000 TPS, aunque aparentemente solo tiene que hacer solo 1.700 transacciones por segundo en promedio, a pesar de la demanda siempre presente. Cualquier blockchain, incluso la de Bitcoin, está lejos de vencer a Visa en términos de compromiso; por lo tanto, 40.000 TPS podrían verse como un poco exagerados.

La importancia de la interoperabilidad trasciende en que, si no lo fuesen, ninguna corporación querría procesar sus pagos con una cadena de bloques. La interoperabilidad de la blockchain hace posible la adopción masiva y permite que la industria continúe evolucionando aún más. 

¿Cómo se logra esta interoperabilidad?

Interconectar blockchains existentes no es una tarea fácil. Según la investigación de ConsenSys sobre el tema, “la comercialización promueve la competencia y la innovación, incentivando a los desarrolladores y empresarios a construir sistemas que funcionen mejor para sus clientes”. Como resultado, la interoperabilidad de código abierto se pasa por alto y la mayoría de las cadenas de bloques no tienen una función integrada, características que lo apoyarían.

Sin embargo, varios proyectos de blockchains se han centrado en la interoperabilidad, empleando diferentes enfoques. Se pueden utilizar diferentes métodos: cadenas cruzadas, cadenas laterales, tokens proxy, swaps, etc.

  • Polkadot: es una tecnología de múltiples cadenas o cadenas cruzadas. Básicamente, permite que diferentes blockchains se conecten a un ecosistema más grande y estandarizado.
  • Cosmos: también sigue el principio de cadena cruzada. Específicamente, emplea un protocolo de comunicación entre cadenas de bloques (IBC) para establecer la interoperabilidad de la cadena de bloques.
  • Chainlink: es un servicio oráculo descentralizado. Sirve como un puente entre blockchains y toda la infraestructura que existe fuera de la cadena: los nodos de Oracle reciben datos del mundo real, los procesan a través de la red y los llevan a blockchain. 
  • Wanchain: usa un protocolo diferente para facilitar las transferencias de datos entre blockchains que de otro modo no estarían conectados.
  • Quant: no es una cadena de bloques. Utiliza el protocolo Over Ledger, una capa que se ejecuta sobre blockchains existentes. Over Ledger ostensiblemente permite a los desarrolladores crear “MApps” – aplicaciones descentralizadas (DApps ) que utilizan múltiples blockchains al mismo tiempo – en “tres líneas de código” y sin ninguna infraestructura adicional.

De todos modos, a pesar de que varios proyectos han estado trabajando en soluciones de interoperabilidad blockchain, las redes permanecen en gran medida aisladas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el espacio blockchain aún es relativamente nuevo, y la mayoría de las nuevas empresas mencionadas están en las primeras etapas de su hoja de ruta.