¿Qué son los smart contracts y para qué sirven?

Te contamos qué son los contratos inteligentes, algo que hemos nombrado muchas veces y que es esencial en el ecosistema cripto. Mirá el video.

Los smart contracts

Los smart contracts o contratos inteligentes son un concepto que hemos nombrado repetidas veces, pero ¿Qué son puntualmente?


Debemos empezar definiendo qué es un contrato: un acuerdo entre dos o más partes, un entorno donde se define lo que se puede hacer, cómo se puede hacer y qué pasa si algo no se hace. Es decir, reglas de juego que permiten a todas las partes entender en qué va a consistir la interacción que tendrán.

Los contratos están sujetos a las leyes y jurisdicciones territoriales, y en ocasiones precisan de notarios. Esto se traduce en costos, tiempo y terceros que intervienen en el proceso. Y por más riguroso que se lo escriba, muchas veces su contenido puede estar expuesto a la interpretación del juez que llegado el caso lo analice.

En cambio, un contrato inteligente es un acuerdo entre partes capaz de ejecutarse y hacerse cumplir por sí mismo, de forma autónoma y automática, sin intermediarios ni mediadores. ¿Cómo? Traduciendo los términos de contrato a “scripts” (códigos informáticos) escritos con lenguajes de programación que contienen las sentencias y comandos que deben ejecutarse ante el cumplimiento o no del contrato.

Pueden ser creados tanto por personas físicas y/o jurídicas, como por máquinas u otros programas que funcionan de manera autónoma. Un smart contract tiene validez sin depender de autoridades. Fortalece la idea de descentralización, algo que tanto escuchamos en el ecosistema cripto.

El primer smart contract fue creado por el criptógrafo Nick Szabo en 1995. Él los mencionó públicamente en dicho año y en 1997 publicó un documento mucho más preciso donde detallaba qué eran. Lo que Szabo definió teóricamente en esos años, se haría realidad recién en 2009 con la llegada de Bitcoin y la blockchain.

Bitcoin tiene algunos smart contracts ya creados que se ejecutan por defecto y de manera transparente para el usuario. Sin embargo, el auge de los contratos inteligentes llegó con Ethereum, plataforma caracterizada por presentar mayor facilidad de uso a la hora de crear aplicaciones descentralizadas. Por su flexibilidad es la red donde surgen los proyectos DeFi (inserto link del video en ytb). 


Con los smart contracts se pueden agilizar procesos, sin la necesidad de terceros. Uno podría crear un contrato inteligente que permita que un usuario le envíe dinero a su amigo sólo si la temperatura del día supera los 30 grados. Las posibilidades son infinitas.

Esperamos que hayas comprendido lo importante que son los contratos inteligentes y lo esencial que es su presencia en el mundo cripto.